Maria Grazia Chiuri utiliza castellers féminas para simbolizar la fuerza de la energía colectiva femenina en su desfile Couture Dior Dream Parade

Para su desfile Couture primavera-verano 2019 los responsables de Dior han montado una espectacular carpa de circo, a rayas amarillas y blancas, en los jardines del Museo Rodin de París. En su interior, un picadero tapizado con una cálida alfombra en colores pastel parecía reproducir el traje a rombos de los arlequines –aunque también me han recordado mucho los calcetines a rombos que todos hemos usado alguna vez.

El caso es que por esta improvisada pasarela ha tenido lugar un desfile lleno de magia donde se han presentado las últimas creaciones Couture diseñadas por Maria Grazia Chiuri para Dior.

Una colección que responde al sugestivo nombre de Circus, amenizada por un grupo de jóvenes acróbatas de Mimbre (una compañía femenina británica de circo) -de todo tipo de edades y complexiones físicas-, vestidas como si fuesen Pierrots, en blanco y negro, y que parecían haberse formado con los castellers catalanes pues no paraban de formar torres humanas dando vida a pinya, tronc, o pom de dalt.

Cuerpos que se apoyaban y sostenían, manos que se entrelazaban y unían sus fuerzas. Una celebración de la energía colectiva, potente y de deslumbrante belleza. Y esto sucedía mientras las modelos desfilaban a su vera con valentía pues, en ocasiones, parecían que ponían en peligro su integridad física al pasar tan cerca de estas torres humanas.

Un desfile de sueños, de equilibrios entre telas y formas geométricas con triángulos, cuadrados, círculos y líneas. Ilusiones ópticas que van del rosa empolvado al verde pastel con largo maxi o mini. Muchas lentejuelas, cristales y brillos recuerdan a lo que los ingleses denominan polvo de las estrellas.

Capas confeccionadas con velos de seda, gasa y organza parecen acercarnos a las nubes. Muchos son los monos cortos, rectos o con florma globo, pero también vimos trajes pantalón, y chaquetas Bar con un corte perfecto de sastrería.

Maria Grazia Chiuri superpone las imágenes para componer su propio desfile o parade. Pantalones cortos y pantalones ajustados altobillo ligeros y sueltos se combinan con camisas blancas transparentes realzadas con bridas o cintas como si se hubieran desgastado con el paso del tiempo. Los corsés de cuero, las camisetas a rayas y las chaquetas negras recuerdan a los de los domadores. El traje geométrico del payaso blanco, sobrio o lujoso, se reinterpreta con nuevas proporciones y nuevas telas bordadas.

El bestiario, que ya fue honrado durante el desfile de cruceros de Dior en 2019, es una vez más el punto culminante de esta colección de alta costura. Animales salvajes, caballos o elefantes bordados con strass se adhieren a los textiles con el mensaje «Dior Dream Parade».

Para no desentonar con el leit motiv del desfile Couture diseñado por Maria Grazia Chiuri para Dior inspirado en el mundo del Circo, el director de la creación y de la imagen del maquillaje Dior, Peter Philips, ha optado por hacerle un guiño a la italiana, inspirándose en la estética de la icónica figura del Pierrot.

Pierrot es un personaje de la comedia italiana cuyo nacimiento se remonta al siglo XVII y que solía llevar su cara –redonda como la luna de la que estaba enamorado-, enharinada. Lágrimas negras caían de sus ojos. Un clown triste, vestido con un pijama en blanco y negro adornado con una gran gola de encaje en el cuello.

El caso es que Peter Philips ha querido dotar a este look del Pierrot de un twist un poco más punk. Para lograrlo, marcó los ojos con un eyeliner negro dando lugar a una densa línea negra. Luego, dibujó una línea vertical hacia abajo alineándola con la pupila para recrear el efecto de la lágrima al caer. Para terminar, aplicó una línea con el Diorshow Khôl Black en la parte superior e inferior de la línea de agua para enmarcar el ojo por completo.

A diferencia de la figura de Pierrot, la tez elegida por Philips es ultra natural, empleando simplemente un corrector para retocar y una base disponible en 40 tonos. Los labios tampoco son tan rojos con en la figura de Pierrot, son de un suave tono rosa con brillo al igual que las uñas que se maquillaron con un tono Muguet.

En esta ocasión, los estilistas dejaron paso al gran sombrerero Stephen Jones quien ocultó el pelo de las modelos debajo de un gorrito, como el que suelen utilizar los pilotos de Formula 1 debajo del casco, al que había cosido una voilette o velo formado con una redecilla adornado con cristales.

Un desfile que no han querido perderse celebrities de la talla de Monica Bellucci, Kristin Scott Thomas, Bianca Jagger, Karlie Kloss, Eva Herzigova, Johannes Huebl, Derek Blasberg u Olivia Palermo.

48

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *