Meghan Markle, una invitada de negro en una boda tan inglesa como ecofriendly

Primeras imágenes de Meghan Markle llegando a la boda de Charlie van Straubenzee y Daisy Jenks. La duquesa de Sussex luce un vestido de la marca Club Monaco a juego con un tocado negro de Philip Treacy, unos salones negros adornados con una mariposa en el talón de Aquazzura (que ya le conocemos de otras ocasiones) y un clutch rígido en color negro de Kayu Design.

El vestido en cuestión se compone de un top negro pegado al cuerpo con 3 botones, escote en V y manga corta, que se ajusta a la cintura por un cordón finito del mismo tono. Meghan llevaba el primer botón desabrochado, por lo que para evitar que se viera más de lo debido se puso una combinación de encaje negro que ha hecho correr ríos de tinta pues a muchos les pareció un detalle osado de dudoso gusto.

De él sale una vaporosa falda, de un largo midi, confeccionada con 4 tonos de tela plissé soleil en verde y negro, y en rosa y blanco.

Un modelo perfecto para celebrar su 37 cumpleaños (si os gusta podéis adquirirlo on-line a través de la página web de la marca Club Monaco por la razonable cantidad de 328 $). Para asistir a una boda no lo tengo tan claro. ¿Os gustan las invitadas vestidas de negro en las bodas?

¿Os acordáis del Jaguar E-Type eléctrico en el que se subieron Meghan Markle y el príncipe Harry después de su boda? Una manera súper chic de dirigirse al castillo de Windsor para el comienzo del banquete. Pues bien, para no ser menos y mostrar al mundo que también él es ecofriendly, Charlie Van Straubenzee subió a su recién estrenada mujer, Daisy Jenks, a un mega triciclo, y pedaleó con ahínco hasta el lugar de la fiesta poniéndo el listón muy alto a los pocos solteros que quedan de la pandilla.

12
1 Comentario
  • Gg
    agosto 7, 2018

    El vestido no se, pero los zapatos no me pueden parecer más bonito…
    Harry cada día mejor!

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *