Michelle Obama desoye el consejo de Molière y se sube a un escenario vestida de amarillo

Michelle Obama, la ex First Lady americana, concluye la gira promocional de su libro “Becoming” con un modeluqui perteneciente a la colección verano 2019 firmado por Balenciaga de la cabeza a los pies.

Un vestido largo y cruzado confeccionado en satén de seda en un color amarillo dorado a juego con unas cuissardes de lentejuelas doradas -inspiradas en el universo del fetichismo- de lo más glitter que, ellas solitas, cuestan la friolera de 4.000 dólares.

Fue durante un evento celebrado en el Barclays Center en Nueva York con una presentadora de excepción -Sarah Jessica Parker. Durante su entrevista, la mujer de Barack Obama comentó a una de las influencers de moda más importantes del mundo que cuando llegó a la Casa Blanca se dio cuenta de que se iba a convertir en un trend setter, ya que cada una de sus elecciones a la hora de vestir provocaba un boom de ventas.

Por este motivo, procuró no centrarse solo en los diseñadores de las grandes marcas sino en profesionales con la energía adecuada. ¡Qué pena que, para cerrar su tour promocional, no pusiese en práctica lo dicho, ¿no os parece?

¡Si es que ya lo decía Molière, el amarillo trae mal fario cuando se sube a un escenario!

30
1 Comentario
  • Gg
    diciembre 27, 2018

    Madre mía 400 dólares!!!
    Un poco excesiva en general, no…?

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *