Penélope Cruz acude a la ceremonia de apertura de la 71 edición del Festival de Cannes con un Chanel Couture de 1996

Ayer, Penélope Cruz y Javier Bardem se dieron un auténtico baño de masas a su llegada al festival de Cannes. Para no restarse protagonismo, llegaron en coches separados. Primero Javier, muy elegante de Ermenegildo Zegna, y feliz al comprobar la maravillosa acogida que le dispensaron todos los allí congregados: fans que habían acudido a saludarlo, todo un enjambre de fotógrafos y dos reporteros de la televisión francesa que lo entrevistaron en inglés.

Los responsables de la organización del festival lo tenían todo controlado. Javier llegó solo después de que el jurado de este año del festival presidido por la actriz Cate Blanchett y compuesto por la directora estadounidense Ava DuVernay, la actriz, compositora y cantante africana Khadja Nin, y otras dos actrices como la francesa Léa Seydoux y la también norteamericana Kristen Stewart hubiesen posado a diestra y siniestra para los paparazzi, hubiesen subido los famosos escalones de la escalera de ingreso al reciento y se hubiesen acomodado en el escenario, debajo de una gran palma dorada para poder ver cómo iban llegando el resto de los invitados a la ceremonia de inauguración del certamen.

Cate Blanchett lució para la ocasión un modelo Couture de Armani Privé hecho para ella a medida, que la actriz ya lució en la ceremonia de los Globos de Oro 2013 que combinó con unos espectaculares pendientes florales de Chopard.

Kristen Stewart, en su calidad de embajadora de la fragancia Gabrielle de Chanel, apostó por un vestido de seda de color negro perteneciente a la colección Chanel otoño-invierno 2018-2019 y se adornó con una pulsera perteneciente a la colección Coco Crush y con un broche que era una reproducción en miniatura de aquel león que solía presidir el escritorio de Mlle. Chanel.

Por fin le llegó el turno a una guapísima Penélope Cruz, quien nada más bajarse del coche fue entrevistada en un francés más que correcto. Mientras le hacían la entrevista, solo pudimos ver que llevaba su melena al viento, sin los habituales recogidos con los que suele obsequiarnos con pisa una alfombra roja.

Rojos también eran los pendientes con los que se adornaba. Al parecer un modelo perteneciente a su primera colección de Fine Jewelry para Atelier Swarovski. Una pieza hecha con topacios y diamantes sintéticos creados por Swarovski y oro de 18 quilates. Una colección que apuesta por la innovación y la sostenibilidad de la marca.

Cuando a Penélope se le unieron el director de la película Asghar Farhadi y el actor Ricardo Darín, se agruparon todos juntos y de la mano comenzaron a avanzar por la alfombra roja saludando a diestro y siniestro y dejándose fotografiar.

Solo entonces fue cuando pudimos contemplar a fondo el vestido que lucía Penélope. Un vestido de encaje negro perteneciente a la colección primavera-verano 1996 de Chanel Haute Couture collection.

Cuando ya estaban a punto de subir las escaleras, los paparazzi pidieron a la pareja que se separase del grupo para posar ellos solos juntos y por separado. Algo que agradecemos pues el ir todos de la mano o entrelazados es muy bonito, pero para apreciar un traje como el que llevaba Penélope hacía falta un poco de espacio vital.

La película que presentaron “Everybody knows” ha sido rodada en español, y cuenta la historia de Laura que vuelve de Buenos Aires a su pueblo natal para asistir a la boda de su hermana. Un viaje que hace resurgir todo su pasado y que va a dar un vuelco a su existencia. La familia, sus secretos, sus lazos, las tradiciones y las elecciones morales que se van imponiendo conforman toda la trama de esta película que se estrenará hoy, 9 de mayo, en las salas de cine de toda Francia.

Sitio oficial Festival de Cannes

6

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *