Sara Sálamo, vegana convencida, no jura más que por Cien Nature

Hasta hace algunos años, los cosméticos bio estaban reservados para los ecologistas de pura cepa. Sin embargo, hoy lo bio está en todas partes. Se vende a través de Internet, en las parafarmacias y, ahora también, en supermercados como Lidl, ya que atrae a un público que no solo forma parte de los llamados burgueses bohemios.

Esta mañana, de la mano de la actriz tenerifeña Sara Salamo –vegana convencida-, hemos conocido una nueva gama de productos que hará las delicias de los Skin Foodies porque, para Sara, tan importante es cuidar su piel como cuidar su alimentación. La gama de cosmética Cien Nature –pues así es como la han bautizado-, nace de la combinación de diferentes ingredientes de origen vegetal. Productos inspirados en la ciencia natural y, también en la gastronomía, basándose en los superalimentos. Productos que respetan la piel y el medioambiente, perfectos para todo tipo de piel y de fácil aplicación.

Los productos bio cada vez resultan más glamourosos, véase lujosos. La fascinación por lo bio responde a una inquietud ecológica, pero también al deseo por lo sencillo elaborado con ingredientes de los que conocemos su origen. A las consumidoras, lo que de verdad les preocupa es su salud. El exceso de ingredientes de origen químico preocupa a quienes tienes problemas de alergias, por lo que la cosmética bio calma sus angustias pues resultan menos tóxicos para el cuerpo, ya que los pesticidas o fertilizantes que se utilizan en ciertas plantas pueden ser absorbidos por la piel, almacenados en el hígado y llegar hasta provocar cambios hormonales.

Una acumulación de nitratos y de metales disminuye la concentración en Vitamina C en el cuerpo, y afecta a las proteínas de las células que pueden provocar cambios en el metabolismo celular.

Los productos de belleza veganos resutan más afines a la epidermis, se asimilan mejor. El cuerpo reconoce de inmediato los ingredientes naturales, aceptándolos de buen grado. Quizá hagan menos espuma que los productos de limpieza clásicos pero no provocarán irritación en la piel.

Los ingredientes veganos contienen más nutrientes fundamentales para la piel desde vitaminas, antioxidantes, oligoelementos, y aminoácidos que determinarán la calidad de nuestras proteínas y de nuestros lípidos al tiempo que ayudarán a las funciones vitales de la piel como puede ser la hidratación con sustancias que sabrá metabolizar.

El único pero es que tardan más en actuar, son tratamientos a largo plazo y quizá parezcan menos efectivos o insuficientes en términos de confort para la piel. Pero en 3 semanas la piel aumentará su capacidad de auto protegerse. Otro de sus inconvenientes es que se conservan sus virtudes durante menos tiempo (aguantan solo unos 3 meses después de abiertos). Para evitar que desarrollen gérmenes, hay que conservarlos en un sitio fresco, y es bueno anotar la fecha en la que abres un frasco en su tapón para poder llevar el control. Su textura grasa y su penetrante perfume tampoco son lo más.

Lo bueno de Cien Nature es que proporciona una amplia gama de productos que no contienen colorantes, siliconas ni aceites minerales lo que los convierte en muy puros y muy respetuosos con el medioambiente. Su textura ligera los hace también en aptos para todos, pero especialmente para aquellas personas con la piel sensible.

Cien Nature consta, de momento, de 17 productos elaborados a base de té verde, aceite de babasú, café verde, aceite de almendras, nueces de macadamia, papaya, rosas silvestres, coco, carbón negro y pepino y arcilla blanca, y se vende en Lidl a unos precios imbatibles (los más caros, los aceites puros de argán, rosa mosqueta y árbol de té, cuestan 5 euros).

14

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *