Séverina Lartigue, una de las 3 artesanas que fabrican flores de seda en Francia para la Haute Couture

Por lunes, septiembre 24, 2018 2 No tags Permalink 19

En Lisieux (Normandía – Francia) es donde Séverina Lartigue tiene su taller de flores de tela. Esta experta en flores de 48 años ejerce una profesión que requiere de un saber hacer milenario, y se instaló en la ciudad de Santa Teresita de Lisieux en 1998. Séverina trabaja en silencio en un pequeño taller situado al fondo del jardín de su casa, lleno de cosas tan bonitas como preciosas.

Gracias a su expertise a la hora de tratar la telas con diferentes técnicas y herramientas muy antiguas es capaz de reproducir las flores de la naturaleza con magia y con un sentido gusto estético lleno de encanto y poesía.

Séverina siempre sientió una auténtica fascinación por las flores de seda, pero no fue hasta ver una exposición en el museo nacional de las artes y de las tradiciones populares en París en el año 1994 cuando descubrió realmente el saber hacer de estos floristas.

El flechazo fue tan fuerte que no dudó en abandonar la carrera de arquitectura que estaba cursando para formarse en esta materia al lado de profesionales de la talla de Jacques Delamare, hijo de la famosa sombrerera Noémie Fromentin propietaria de la Maison Parurerie Florale Fromentin (1902).

Observar a Séverina mientras va dando formas a camelias, rosas u hojas de cedro es todo un placer para la vista. El proceso comienza dibujando cada nuevo proyecto con acuarelas, y luego pasa el diseño de flores que ha creado a la tela que pliega formando libro que coloca debajo de un peso de plomo y que corta con la ayuda de una maillocha y de un perforadora con la forma de un pétalo o de una hoja. Cada uno de estos pétalos es después pintado a mano.

Después reproduce las nervaduras de la hojas gracias a una prensa equipada con una troqueladora. Los pétalos son trabajados a mano plegándolos y rematándolos con una pinza de florista, y proporcionándoles un aspecto combado mediaste unas bolas calentadas previamente con fuego. Luego ya solo hay que fabricar el corazón de la flor con hilos de latón, y el pistilo con hilo de algodón. En ese momento, se pueden ensamblar ya todos los elementos.

Todas las grandes firmas conocen a Séverina Lartigue, ya que forma parte de esos artesanos que ponen su arte al servicio de los diseñadores. A Séverina le encantan los desafíos que le impone la alta costura. Su objetivo consiste en llegar a seducir el espíritu de los creadores. Aunque, en ocasiones trabaja en proyectos que en el último momento no desfilan por la pasarela. Pero la alta costura es así. Todo puede cambiar en un instante. Esa es la regla absoluta de la alta costura.

La reputación de Séverina ha traspasado fronteras. Tanto es así que ha sido seleccionada para participar en la exposición Homo Faber de Venecia. Una expsoción única, diferente y sin precedentes, dedicada a la quintaesencia de los Métiers d’Art, que muestra el trabajo de los artesanos europeos.

Los días 28, 29 y 30 de septiembre, Séverina realizará una demostración de su saber hacer en la sala Best of Europa.

19
2 Comentarios
  • Gg
    septiembre 25, 2018

    Increíble!!! Una maravilla!!!

  • Teresa
    septiembre 26, 2018

    Precioso

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *