Todas las anécdotas alrededor de la camelia, la flor fetiche de Coco Chanel

A través de una serie de cortometrajes, el site «Inside Chanel» repasa la historia de Gabrielle Chanel y de sus creaciones icónicas que han forjado la leyenda y construido la firma Chanel.

camelias

El capítulo 16 de la serie al que han titulado «La Camelia», celebra la flor emblemática de Mlle. Chanel, una flor delicada – símbolo de pureza y longevidad en Asia -, que sedujo por completo a la diseñadora que la convirtió a partir del años 1923 en uno de los elementos de su estilo: cosida en alguna prenda, decorando un peinado, grabada sobre los botones de un traje, motivo de un bordado o de un encaje, pasando a formar parte del ADN de la marca.

logo-camelias

A día de hoy, la camelia, como el cometa y el león, sigue siendo un elemento esencial del universo creativo de esta marca.

Gabrielle Chanel nunca dijo realmente porqué la camelia era su flor favorita. Sin embargo, existen cosas que se pueden adivinar sin palabras. Cuando tenía 13 años, Gabrielle Chanel asistió emocionada a una representación de «La Dama de las Camelias» interpretada por la actriz de teatro Sarah Bernhardt.

Los dandies de la época de Marcel Proust también solían llevar prendidas de sus solapas esta flor cuando asistían al teatro, a la ópera o cuando asistían a una cena de gala o a un evento mundano.

Lo bueno de las camelias es que a pesar de ser una flor muy hermosa que no pierde nunca sus pétalos, tampoco desprende ningún tipo de fragancia. Algo muy importante cuando se asiste a una cena o se está en sitios cerrados sin ventilación.

Por este motivo, desde hace hace 93 años se ha ido transformando para adaptarse a todas las fantasías de todos los diseñadores que se han ocupado de la dirección artística de Chanel (bordades, estampadas, grabadas, plisadas, deshilachadas; elaboradas en gasa, satén, organza, tweed, plumas; transformadas en joyas…).

Y como para muestra dicen que vale un botón, he aquí una muestra de sus elaborados.

Sitio oficial Chanel

2

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *