Un Commonwealth Day 2019 marcado por el signo de la conectividad

Esta tarde, a eso de las 16,00 h, fueron llegando a la Abadía de Westminster de Londres los diferentes componentes de la Royal Family para asistir al servicio de celebración del Día de la Commonwealth. Los primeros en llegar fueron los duques de Sussex. Meghan Markle -como ya nos tiene acostumbrados-, tuvo tiempo de cambiarse después de su visita a la Casa de Canadá esta mañana, trocando su abrigo verde de Erdem por uno blanco ligeramente brocado a juego con un nuevo vestido que no le conocíamos de fondo blanco con estampado de cadenas de Victoria Beckham, y con uno de esos bibis o casquetes de estilo francés que todos asociamos con Jackie Kennedy.

Detrás de ellos, llegaron los duques de Cambridge. Kate Middleton volvió a lucir uno de esos abrigos entallados con doble botonadura que tan bien le sientan. Un abrigo rojo de Catherine Walker que lució por primera vez en el 2014 durante su visita a Nueva Zelanda.

Después de saludar a las autoridades que les estaban esperando a la izquierda de la entrada, los dos hermanos y sus mujeres se saludaron cariñosamente dándose todos dos besos. Como si se tratase de un ballet perfectamente orquestado, en ese momento llegaron el príncipe de Gales y su mujer Camila quienes hicieron lo propio. Mientras esperaban la llegada de la reina, el príncipe Carlos estuvo hablando animadamente con Meghan.

Al llegar la reina vestida de púrpura, acompañada por el duque de York, toda la abadía entonó el “Dios Salve a la reina”, después de lo cual comenzó una procesión. Detrás de la bandera de la Commonwealth fueron pasando los miembros del gobierno, la reina, el príncipe Carlos y Camilla, los duques de Cambridge, los duques de Sussex, y el príncipe Andrés hasta llegar al altar donde tomaron asiento para asistir al servicio religioso.

Un servicio religioso amenizado por el tenor Alfie Boe, por William Barton de Australia que interpretó con una especie de oboe el tema “Viaje de Kalkadungu”, por el coro BPositive y por la soprano Lurine Cato, y por el gupo Clean Bandit con quienes la reina departió animadamente a la salida de la abadía.

Este servicio religioso, organizado por la Royal Commonwealth Society, es la mayor reunión interreligiosa que se celebra anualmente en el Reino Unido, y suele finalizarse con una espectacular procesión formada por las 53 banderas de la Commonwealth. Como el tema de este año era “una Commonwealth conectada”, ahora entiendo el que la reina se animara a publicar el otro día su primer tweet.

25
1 Comentario
  • Gg
    marzo 14, 2019

    Es verdad…
    Esta gente no da puntada sin hilo! Pero desde luego son únicos.
    Impresionante kate!

Responder a Gg Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *