Un traje comprado y retocado, uno hecho a la medida y otro Couture, así han sido las 3 apuestas de Melania Trump para epatar a los franceses

Para su visita a París, Melania Trump ha vuelto a confiar en Hervé Pierre, su diseñador de cabecera con quien suele reunirse casi todas las semanas para tratar del delicado tema del guardarropa de una First Lady de América.

Según unas declaraciones realizadas por el propio diseñador, la elección de los looks que Melania Trump iba a lucir durante estos dos días se hizo como de costumbre, consensuándolo entre ellos hasta llegar a un acuerdo.

Hervé Pierre se graduó en la Escuela de la Cámara de la Moda, y estudió en la Facultad de Historia del Arte de la Sorbona. En 1987 ganó un concurso organizado por la asociación del Comité Colbert para conmemorar cuarenta años desde la fundación de la Maison Christian Dior, y al año siguiente comenzó a trabajar en el taller de alta costura de Pierre Balmain, donde creó su primera colección independiente.

En 1995 Hervé Pierre se traslada a los Estados Unidos donde ha trabajado con casas de moda como Oscar de la Renta, Vera Wang y Bill Blass. Su último trabajo antes de independizarse era el de Director Creativo de Carolina Herrera.

Para la visita a la tumba de Napoleón el diseñador de origen francés la convenció para que luciese un tailleur rojo inspirado en aquel otro que diseñó Monsieur Dior en 1947. El diseñador lo compró él mismo en la boutique que Dior tiene en la 57 avenida de Nueva York, y luego acudió al apartamento que la First Lady tiene en la Trump Tower para ajustárselo al cuerpo y que le quedase como un guante.

Entre risas el diseñador confesó que cuando quiso ajustárselo mucho a la cintura, Melania le dijo que no podía casi respirar, a lo que él le respondió que a quien le importaba. Algo que la hizo reír. La chaqueta Bar de este traje lleva unos bolsillos un poco despegados que contribuyen a acentuar la cintura.

En cuanto al vestido que se pondría para la cena con el matrimonio Macron en la Torre Eiffel, la idea era hacer un guiño a la bandera francesa. A Melania le apetecía que la parte superior del cuerpo fuese blanca, con un cuello cuadrado y sin mangas. La falda es de color azul y para marcar la cintura no hay mejor que el rojo.

Para asistir al desfile del 14 de julio, Melania lo apostó todo a un Valentino de la colección primavera-verano 2017 que personalizó con un cinturón y unos salones en azul celeste de Manolo Blahnik.

Así pues, un traje hecho a la medida por un diseñador francés, otro comprado en la boutique de una de las marcas francesas más emblemáticas de la fashionsphere y ajustado a su cuerpo por su diseñador de confianza, y un vestido prêt-à-porter del diseñador italiano Pierpaolo Piccioli para Valentino, el preferido de las francesas.

7
3 Comentarios
  • Cobre
    julio 15, 2017

    Eso es saber estar y dejarse asesorar!

  • GG
    julio 16, 2017

    Me encanto el modelito de la cena.

  • Teresa
    julio 18, 2017

    Muy guapa!

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *